Vanitas Espai

Limpieza de cutis profesional: guía paso a paso


Limpieza de cutis profesional: guía paso a paso

Higiene facial

La limpieza de cutis, también conocida como higiene facial, es una rutina indispensable tanto para la higiene como para mantener la piel del rostro más luminosa. Los factores externos, como la contaminación ambiental, y los internos, como el estrés o el tabaco, el paso de los años y el maquillaje, hacen que nuestra piel pierda su vitalidad. Si no la cuidamos, su aspecto se va deteriorando y pierde la frescura de la juventud. Y, obviamente, también se ensucia.

¿Por qué se ensucia la piel?

Las glándulas sebáceas producen una sustancia grasosa llamada sebo, que se vacía en la superficie de la piel, a través de los orificios de los folículos polisebáceos. Muchas veces este sebo junto con bacterias y células taponan el orificio de desembocadura de la piel, se van acumulando en los poros y forman los puntos negros, los granitos y las imperfecciones en la piel.

El color oscuro de los granitos abiertos no tiene que ver con la falta de higiene, es consecuencia del depósito de un pigmento (la melanina). Para evitar la progresión evolutiva normal del granito es de vital importancia la limpieza de cutis. Pero no solo eso: además es necesario realizársela previamente a cualquier otro tratamiento facial para obtener un mejor resultado.

El tipo de piel es importante

Antes de realizarte la limpieza de cutis profesional, nuestros profesionales evaluarán tu tipo de piel para ajustar el tratamiento a tus necesidades.

  1. – La piel seca:apenas tiene impurezas, suele ser tirante y tiende a la formación de escamas y arrugas. Los poros en general son poco perceptibles, la superficie de la piel luce opaca y está deshidratada.
  2. – La piel grasa:se caracteriza por tener poros grandes y abiertos. La piel es gruesa, su superficie es húmeda y presenta una buena hidratación.
  3. – La piel mixta:suele ser grasa en la zona “T” del rostro mientras que en los pómulos es áspera y tirante.

La limpieza facial

A partir de ahí, llega el momento de realizar la limpieza facial, que mejorará sensiblemente la salud y el aspecto de tu piel. Veámosla paso a paso.

Paso 1: Limpieza

Para empezar, retiramos los restos de maquillaje y las impurezas que pueda tener tu piel.

Paso 2: Exfoliación (Peeling)

Desincrustamos las impurezas más profundas, mediante un peeling o exfoliación.

Paso 3: Vapor de Ozono

Abrimos los poros y puntos negros, para ablandar los comedones y los microquistes con ayuda del vapor de ozono. Esto marca la diferencia, a la hora de tratar mejor la piel. Por eso cuando tú te extraes los puntos negros en casa, cuesta más y es mucho más agresivo y doloroso que cuando te lo hacemos en Vanitas Espai.

Paso 4: Extracción

Sacamos los indeseados puntos negros sin dañar la piel, con mimo, cuidado y pericia.

Paso 5: Alta frecuencia

Finalizada la extracción, cerramos los poros, los cauterizamos y oxigenamos la piel, para descongestionarla y desinflamarla. Ya que aunque tenemos todo el cuidado y la delicadeza del mundo, con cualquier proceso de higiene facial la piel se cansa y se resiente un poquito.

Paso 6: Masaje facial

Hacemos un extenso y placentero masaje sobre el rostro, el cuello y el escote para devolverle la tersura a tu piel, y para que te relajes.

Paso 7: Mascarilla

El último paso consiste en nutrir la piel. Para ello aplicamos la mascarilla más adecuada al tipo de piel a base principios activos naturales para reequilibrarla y que te sientas bien.

Limpieza de cutis profesional

¿Qué consigues con una limpieza de cutis profesional?

Tras realizarte una limpieza de cutis profesional en Vanitas Espai consigues que tu piel esté tersa, lisa, completamente limpia, como la de las actrices de las películas. Y se produce un cambio notable: tu cutis pasa de estar apagado, reseco o demasiado graso, a ser como de porcelana: suave, brillante y saludable.

Recuerda que…

  1. – Una limpieza facial casera no sustituye a una higiene facial profesional.
  2. – La frecuencia de la higiene facial depende de cada tipo de piel, pero se recomienda que se realice, como mínimo, una con cada cambio de estación. Si quieres saber cuándo necesita tu piel una limpieza profunda, basándote en tus propias evidencias faciales y no en el calendario, haz clic aquí.
  3. – No debes extraerte los puntos negros tú misma, ya que al apretar el rostro puede inflamarse y lesionarse.
  4. – Cada tipo de piel requiere un cuidado diario con productos cosméticos específicos que se adapten mejor a cada necesidad. Es recomendable utilizar productos cosméticos, ya sean humectantes o maquillajes, libres de aceites e hipoalergénicos, para evitar que surjan más puntos negros y que se irrite la piel.
  5. – Una buena hidratación diaria previene el envejecimiento y aporta elasticidad a la piel.

Así que ya sabes: si quieres renovar tu imagen facial, ven a Vanitas Espai a que te hagamos una limpieza facial completa para dejarte un rostro como el de una geisha. Además, si lo deseas puedes disfrutar en la misma ocasión de nuestro amplio abanico de tratamientos faciales disponibles. Consúltanos y te diremos cuál es el que mejor encaja contigo. No esperes más y ¡haz tu reserva en Vanitas Espai!

¿Te ha gustado este artículo? ¡Vota en nuestro contador de estrellas para que sepamos cuáles son los contenidos que más te gustan!

Fuente imágenes:
1. – © Africa Studio en Shutterstock *Editada
2.- © Valua Vitaly – Fotolia.com *Editada

Comparte este contenido con tus amig@s!!
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on Google+
Google+
Share on Facebook
Facebook
Email this to someone
email